viernes, octubre 21, 2005

Secillo


Lo sencillo es sin duda la base de todo lo bueno, nada complicado puede tener la belleza que aporta una secilla tarde echado en un sillón, o una mañana arropado en cama viendo llover por la ventana.
Con esto me refiero a retorcer las cosas, rallarse antes de tiempo o simplemente ir por el mundo encasillado y encasillando a la gente.

2 comentarios:

susej dijo...

Es bueno, amar las cosas sencillas.
Mira esta cita del Señor de los Anillos.
Lo mejor es amar ante todo aquello que nos corresponde amar, supongo; hay que empezar por algo, y echar raíces y el suelo de la Comarca es profundo. Sin embargo, hay cosas más profundas y más altas. Y si no fuera por ellas, y aunque no las conozca, ningún compadre podría cultivar la huerta en lo que él llama paz. A mí me alegra saber de estas cosas.

Manuel dijo...

Creo que lo justo es un equilibrio entre cosas simples y complicadas, es importantisimo y fundamental saber apreciar cosas sencillas, los detalles, pero sin morir ahi, ya que la vida real es mas profunda que una tarde de lluvia vista desde una ventana.
Y lamentablemente muchas de las cosas buenas de la vida, se transformaron en complicadas por culpa de gente que lo unico que quiere es que las abandonemos, y no las tengamos (obvio por su conveniencia personal).
Pero lo importante es ser mas que esas "mierdas" y no quedarse en los detalles, pero SI detenerse a aprender de ellos, son fundamentales. Un complemento.


morales.manuell@gmail.com