jueves, noviembre 24, 2005

¿por qué comemos pipas?

¿Por qué comemos pipas?, vaya una pregunta curiosa, como otras muchas cosas que la raza humana suele hacer, no tiene explicación científica ni se la voy a buscar.
¿Por qué leemos mientras nos sentamos en la taza del váter?, está claro que por aburrimiento pues la explicación a lo de las pipas es la mismita, pero que mientras leer acompañado es de mala educación comer pipas no lo es.
Las pipas para valer para mi teoría tienen que estar sin pelar, ser de girasol preferiblemente y estar en un ambiente anodino.
Si estuvieran ya peladas inducen a la glotonería y el espacio de tiempo que se emplea en comer no es válido para matar el aburrimiento, y si lo haces engullendo esta clase de fruto seco sin cáscara mañana tienes un úlcera o algo peor fijo, por que estas entran de 20 en 20 en la boca se mastican a la vez y generan el mismo placer que comer harina.
Lo segundo expuesto es el aburrimiento si estas haciendo otra cosa seguramente no comes pipas o no a la velocidad necesaria para que se considere una cosa absurda y un vicio letal.
Por ejemplo, ¿cuándo se comen pipas?:
1: En casa viendo la tele.
Sólo o en compañía, la verdad es que ni la tele ni la compañía que puedas tener en casa son más interesantes que coger una pipa pelarla y metértela en la boca.
Si no estas sólo no hablas, al menos es lo normal, si estas en compañía con la tele puesta casi seguro que estáis viendo soplapollez semejante que no merece la pena comentar o algo tan extasíante que tampoco merece la pena hablar. En caso de ser algo de calidad media seguramente no lo estaríais viendo. En caso segundo las películas de cine y el fútbol son ejemplos válidos para explicar como se puede comer pipas sin parar, al no ser que la peli sea porno por que vamos me diréis como peláis las pipas en este caso….
2: En los bares u pubes.
Aquí hay dos posibilidades que estéis viendo el fútbol o de cháchara con los amigos, viendo el fútbol y además en un bar es el clásico ejemplo de no hay nada inteligente que decir que no se pueda resolver con un aspaviento o con un grito súbito que esparcirá la pipa por efecto flus-flus a dos o tres metros dependiendo de lo cerca que pase el balón de la portería.
De charla con los amigos, esos con los que lleváis años hablando, pues que os vais a decir si ya está todo dicho desde casi el primer día para evitar el engorro de decir soplapolleces pues comes pipas que es más interesante. Además sólo en caso de una discusión es posible que el consumo pare además de golpe e incluso golpeando el suelo con las pipas.

Pero la pregunta sigue sin responderse, que cualidades de la pipa la hacen tan libidinosa como para tenerla siempre en la boca?, yo creo que fundamentalmente dos:

1: Ocupan a la vez manos y boca, te tienen entretenido.
2: Ese sabor tostadillo y crujiente que aunque pilles una rancia tu sigues por amor propio, vamos que si estas comiendo pollo y sabe malo seguro que no sigues pero con las pipas es otro mundo.

Por ello yo creo que la función social de la pipa es evitarnos momentos comprometidos, el silencio es cruel y duro pero el sonido de una pipa abriendose es suficiente como para sustituir cualquier palabra inteligente, yo iría más allá y proclamaría que el chasquido de apertura de una pipa es un sonido inteligente.
¿Por qué no se puede parar?, pues muy sencillo como aprender para el ser humano es una cosa que debería ser habitual y para muchos no lo es cuando consiguen comer pipas, ( acto facil para alguien nacido al sur de los pirineos, al este de Portugal, al norte de Marruecos y al oeste de Italia ,por que bien es cierto que los extranjeros tiene verdaderas dificultades para hacerlo), no quieren parar nunca para demostrar día a día que dominan la técnica con perfección y por que como todo vicio es entretenido, gustoso e a veces incontrolable, si no, no sería un vicio, sería una perversión, que en cierto modo lo es por la facilidad que un atracón de pipas se convierte en gastroenteritis en menos que canta un gallo.¿Quién puede parar un vicio por voluntad propia?.

2 comentarios:

El Blog Vacio dijo...

Como gustaría a mi mismo poder comer pipas más a menudo y que cuando las como, que los germanos no me mirasen raro.

Y eso que soy refinado que no escupo las cáscaras.

Por ahora me conformaré con pistachos y cacahuetes.

Y las pipas peladas son una guarrada, "obliga" a comerselas a puñaos y se pierde la magia, el protocolo del consumo civilizado de pipas.

Las pipas, compañeras fieles de viaje.

chartonjeston dijo...

saludos lojo :)