martes, mayo 08, 2007

Las novias

Las novias y los colegas son incompatibles.

Me encuentro siempre con casos en los que al echrarse novia algún amigo, le perdemos como me perdí yo cuando la tenía.

Normamente se le echa la culpa siempre a la mujer, yo tendo una idea más clara, la culpa es del tio la mayoría de las veces que se doblega pensando que es lo que quiere la novia.

En otros casos es el tio el que por celos cierra el círculo y enlata a la mujer, y eso es aún peor.

Pero vamos a lo que yo quiero llegar es que lo que es incompatible una vez la relación es más seria son los bares de colegas y las novias, y esa es la gran putada, ya que nunca podré tener novia.

2 comentarios:

Ángel dijo...

Son ellas, nos intentan separar de los amigos, y no siempre tienen éxito.

A MÁIS CHOUPIZA dijo...

No sé, cada relación es un mundo.

Por ejemplo: yo siempre estoy animando a mi novio para que quede más con los amigos, para que los llame, mantenga la relación... porque de él no suele salir (no por falta de interés ni nada por el estilo, sino por el "dejarse llevar" que muchas veces nos hace olvidarnos de esas relaciones que, por no ser urgentes, no tienen demasiado hueco en nuestra cabeza).

Y me parece fundamental y genial que cada uno tengamos nuestro espacio con nuestros amigos, del mismo modo que me parece precioso introducirse en ese espacio de vez en cuando, formar parte de él en algunas ocasiones -si son gente importante para él, también yo los valoro como importantes-. A mí me hace mucha ilusión estar con ellos, y que él con mis amigos y amigas también se sienta acogido, en confianza, feliz.

Por eso a veces, cuando se acaba una relación, no te jode sólo por perder a la persona, sino por alejarte de todo ese círculo afectivo que has creado con los de su entorno :( Y ahí sí reconozco que intento ser muy radical, por lo menos en un primer momento prefiero mantener una distancia muuuuy prudencial con los que forman ese círculo: eran sus amigos, y aunque también se hayan transformado en los míos, considero que a quien tienen que estar apoyando en ese momento difícil es a la otra persona. Tenga o no razón o haya problemas o lo-que-sea. No podría soportar que se debilitase su relación por meterme yo en el medio, de hecho, me parecen las situaciones más crueles que he vivido. Y eso por no hablar cuando los dos pertenecen, desde siempre, a la misma pandilla... uf, ahí sí que es difícil :_(