viernes, marzo 14, 2008

La musa carnivora


El artista inconformista diseñando en su casa la decima perfecta se encoge, se retuerce, se lamenta por que las rimas no riman.

Suspira, entre trago y trago de "hada verde" su cerebro no pasa de recordar amores dañinos y prostitutas con sífilis.
Mira al suelo, mira al techo y ambos sitios se intercambian el espacio dentro de la cabeza del artista inconformista.

Se levanta horas después, la décima ya está perfectamente redactada, emana ritmo, susurra ternura y refleja pesar.

Orgulloso, el artista inconformista se dirije de nuevo a casa de su representante, el le adula y le mima.

El artista inconformista se conforma con los halagos nunca verá dinero, nunca vivirá bien, nunca la veleta le señalará.

El artista inconformista se conforma con la muerte en el anonimato, con su obra sin terminar y con miles de sueños aún en el tintero.

Mientras la tierra recoge sus últimos suspiros el sólo piensa en las noches con las vedettes del cabaret, la seducción a golpe de botellas de champan y las pústulas de amor que le regalan.

Su décima perfecta quedó olvidada, su nombre quedó olvidado, sólo queda la musa embriagadora que busca otra presa para alimentarse.

1 comentario:

Rocksana dijo...

Chartonjeston ¿es usted aquél de este nombre que tuvo un rifirafe con un tal Elenco en monclovitas ha cosa de un año?

Pues sepa que, como a cada cerdo le llega su San Martín, un grupo de ciudadanos/as estamos reuniendo material para querellarnos por injurias, apología del terrorismo, vejaciones a las víctimas, etc...

H asido revisando material pasado cuando he encontrado aquél asunto.

Le invito a que se una, participando en www.desiertoslejanos.com, o dirigiéndose a mi correo rocksana@terra.es

Un sincero abrazo. Me ha encantado llerle plantando cara al energúmeno ése.