jueves, agosto 31, 2006

Groucho o la locura de un día.

Groucho salió de su casa completamente desnudo.Ya en el portal dos vecinas alarmadas pusieron el grito en el cielo al ver a su estrafalario vecino en pelota picada saludando afablemente.
En la calle no había ni una sóla persona que le viera que no reparara en el( eso si nadie reparó en el en todo el trayecto), eso si el como intangible e invisible no hacia ningún gesto de reprobación a los viadantes maleducados.
Groucho llegó a al oficina a su hora, allí su jefe le gritó, le amonestó y le despidió y no por este orden.
Groucho regreso a su casa del mismo modo que había salido.
Su portero le recriminó su actitud y en su casa estaba su casero que acto seguido le demandó, le intento echar del piso y le insultó.
Groucho no salió de su asombro cuando bajando la vista se dio cuenta de que no se había vestido ese día, intentó pedir perdon a su jefe, al portero, al casero, a las vecinas, pero a la gente no le gustan los lloricas.
- Que escándalo, gritaban las más viejunas, cuando groucho salió del piso tras la pertinente orden del juez y la visita de la policia.
La última vez que se vio a Groucho en el barrio fue una nochebuena tirado junto a un cubo de basura durmiendo una terrible melopea.Más tarde murió solo y triste pensando...que a uno se le vaya la cabeza un día es motivo para tener que vivir el resto de los días así.
Eso le pasaba por vivir en un pueblo pequeño donde nadie ya contrataría a un tarado, pero en la gran ciudad quizás la vida de Groucho hubiera sido diferente.

No hay comentarios: