lunes, septiembre 11, 2006

Arte

A veces he soñado con ser poeta.Que mis genes llevaran ese talento, para expresarme mejor, para que mis imagenes tuvieran palabras.
Nunca lo he conseguido y ahora se que nunca lo conseguiré.
Pero esto me reporta una alegría, los poetas son gente que normalmente viven al límite de la cordura una delgada línea que se traspasa sin darse cuenta.
Y es que ser artista no es nada fácil se nace y hay que currarselo.
Y luego resulta que es un título que en la tele conceden gratis, se me retuerce el estómago cuando a los toros le llaman arte por ejemplo.

2 comentarios:

Psique dijo...

Lo mejor es ser capaz de hacer de la propia vida una obra de arte. No sé explicarme, pero creo que en muchas ocasiones es preferible optar por la vida y no por el arte; no es sólo que nos haga más felices, que la soledad pese un poco menos... sino que también es darle valor al (¿simple?) hecho de estar vivo. Y la vida, como ser artista, también necesita que nos la curremos para que vaya adelante (y a veces, ni currándonoslo lo conseguimos)

Lo releo y me he parecido juanadearco: no se me entiende y parece que estoy sacando todo esto de un libro de recetas para la felicidad. En fin, algún día seré capaz de explicarlo ;)

Irreverente dijo...

Las imagenes del arte las dibujo en la pantalla de mi vida... son llenas de sorpresas, hay coloreados alegres, hay efectos gráficos de tristeza, hay animaciones misteriosas y imaginários de fantasias, texturas sofridas y decepciones transparentes, pero no dejo que las imagenes rellenan mi vida, sino las dejo hacer parte della, ni siquiera tengo prisa en descubrir sus misterios pero...
No pierdo las esperanzas porque muchos son los finales felices y no me olvido del principal: En la arte de la vida, la principal autora soy yo!